SITUACIÓN

Está situada en el enclave de la Sierra de San Pedro, avenado por el río Salor, célebre en el ámbito cinegético por las tradicionales monterías. A 28 km de Cáceres, en dirección a Portugal, se enclava en la parte más septentrional de la Sierra de San Pedro convirtiéndose en la frontera entre la Sierra y la Penillanura Cacereña del Norte. Es un importante cruce de caminos, lo que ha modelado su arquitectura, su urbanismo y la forma de ser de sus habitantes. Aliseda es el paso natural desde el norte hacia Alburquerque y el interior de la Sierra.

ACTIVIDAD ECONÓMICA

La economía está basada en los cultivos de secano, la horticultura, la ganadería lanar, industrias y oleícolas. La actividad cinegética es uno de los patrimonios de Aliseda. La Sierra de San Pedro, paraíso de los monteros, reserva de caza incomparable, ha generado un peculiar ambiente en Aliseda.

Sus productos típicos giran en torno a los recursos que proporciona la sierra: carbón, caza, miel, polen y el corcho. Resaltan en su gastronomía todos los guisos derivados de la actividad cinegética: lomo de venado, guiso de ciervo, jabalí. Tradicional es la degustación de estos productos en sus bares y es que las monterías son un acontecimiento inseparable de la vida de Aliseda.

HISTORIA

En 1920 se encontró en él un tesoro tartésico de enorme relevancia histórica. El hallazgo del Tesoro de Aliseda en 1920 desveló que el origen de Aliseda pertenece a un período anterior a Cristo, ya que encontramos vestigios de la Edad del Bronce Final en la cima de la Sierra del Aljibe, que datan de la época del Tesoro, cuyo lugar de aparición debió constituir una sepultura, semejante a otras del área andaluza, enclavada en un pequeño cerro, hoy alterado por la ampliación del pueblo.

También se encontró aquí un exvoto en bronce fundido representando una cabra, animal consagrado a la diosa indígena Adegina. Está datado entre los siglos V y IV aC.

EL TESORO DE ALISEDA

Está constituido por numerosas piezas: objetos de oro, entre los que cabe destacar una diadema completa y parte de otra, brazaletes, un torque, un cinturón formado por diversas placas, dos arracadas o pendientes, piezas de collar, un cuenco, sellos giratorios, sortijas y anillos, además de otros elementos menores.

Entre las piezas de plata destacan: un braserillo y restos de recipientes; de bronce: un espejo; de piedra: un posible afilador, de vidrio: una vasija completa, y fragmentos cerámicos. La complejidad decorativa de los ejemplares de oro, las técnicas de filigrana y repujado, la existencia de detalles ornamentales figurados, convierten a este tesoro en el máximo exponente de la orfebrería oriental importada en el Mediterráneo occidental. La fecha de fabricación habría de fijarla hacia el 625 a. C. Se trata de uno de los conjuntos arqueológicos más representativos del período orientalizante peninsular y de la cultura tartésica, que actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Para saber mas sobre el Tesoro de Aliseda clique aquí.

EDIFICACIONES

Los avatares históricos, y sobre todo su excepcional ubicación, han propiciado que en Aliseda, tanto la arquitectura como el urbanismo, tomara unos derroteros muy diferentes a los de los pueblos vecinos, no encontrándose edificios de relevancia, salvo la Casa Parroquial del siglo XVIII o la propia Iglesia de la Asunción. De esta manera, la arquitectura tradicional sólo emplea el adobe como material constructivo, siendo su tipología las casas de labranza perfectamente encaladas. También del s. XVIII data la fuente de la Plaza Mayor, en la que aún perdura la costumbre de acudir en busca de agua potable proveniente de la Sierra del Aljibe.

Entre sus monumentos artísticos destaca la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, construida en mampostería, con refuerzo de sillares en las esquinas y ladrillos en la parte superior de la torre y aleros. A su única nave se añade un crucero, cubierto, tanto en su zona central como en los laterales, mediante cúpulas sobre pechinas, rematándose el conjunto con ábside poligonal. Son sus dos portadas, los elementos decorativos más destacables. De estructura clásica, se remata la primera de ellas con un segundo cuerpo que contiene hornacina central coronada con un frontón curvo. Pese a algunas trazas renacentistas, podemos situar la construcción en el s. XVIII.

En plena Sierra de San Pedro, a las afueras de la localidad, se encuentra la Ermita de Nuestra Señora del Campo, construcción popular de mampostería con recubrimiento de cal que alberga una pila bautismal del siglo XVI y una interesante y peculiar talla policromada de la Virgen con el Niño, de época románico-gótica, bastante extraña de encontrar en una zona tan meridional.

Del culto a la Virgen del Campo, patrona de la localidad, nacen las fiestas celebradas en primavera (Martes de Pascua) de las que resalta la tradicional romería.

TURISMO

Alrededores

La diversidad de fauna y flora nada tiene que envidiar a otras reservas nacionales. Existen en sus alrededores diferentes enclaves en los que disfrutar de unas jornadas en perfecto contacto con la naturaleza. La Sierra del Aljibe, punto más alto en la geografía de Aliseda, constituye una ventana desde la que asomarse a Cáceres y a los pueblos colindantes. Junto al Embalse de la Ribera de Aliseda y el Río Salor, encontramos una especial característica y que probablemente dé nombre al pueblo: los alisos. Tanto el embalse, como el Río Salor, permiten, además de disfrutar de su paisaje, el desarrollo de múltiples actividades deportivas.

Para el turismo rural es obligatorio visitar la Sierra de San Pedro, ejemplo típico de bosque mediterráneo, con dehesas de gran belleza y una alta biodiversidad de fauna y flora, así como la Sierra del Aljibe y el Cancho de la Plata, que cuenta con una excelentes poblaciones de buitre negro y de buitre leonado.

También merece especial atención el recorrido del cauce del Río Salor, así como el Embalse de Aliseda y la Ermita de Nuestra Señora del Campo, enclavada en plena Sierra de San Pedro, que alberga una imagen policromada de la Virgen con el Niño, tallada en época románico-gótica.

En la población

Merece visitarse la Casa Parroquial, construcción del siglo XVIII, así como la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, construcción del siglo XVIII. Algunas calles de Aliseda, de empinado trazado, conservan fuentes típicas.

FESTIVIDADES

    Martes de Pascua: Fiestas de la Virgen del Campo.

    A la semana del Martes de Pascua: Romería de la Virgen del Campo.

    Agosto: Fiestas de Verano.

    Primer Domingo de Octubre: Romería del Sindicato

INFORMACIÓN ADICIONAL

Ayuntamiento: Teléfono: (927) 27 70 02.

Universidad Popular: Teléfono: (927) 27 73 71.